Premio Nacional de las Músicas Actuales 2023, Rodrigo Cuevas llega a LABoral Centro de Arte de Gijón con una exposición que no canoniza ni ensalza su figura, sino que juega con ella para utilizarla y recomponer el propio cuerpo. Cuevas, una de las figuras más emblemáticas de la revolución cultural de la sociedad, resurge ahora en un mundo plagado de incertezas, pero también de posibilidades. 

Un agitador folclórico, como se hace llamar el propio Cuevas, que con esta exposición invita al visitante a recorrer, compartir e incluso transformarse por momentos. La muestra sobre el polifacético asturiano se podrá contemplar hasta el 8 de marzo de 2025.

Mediante fotografías, vídeos, piezas de vestuario, objetos, instalaciones audiovisuales, el espectador es un elemento activo de la miscelánea que representa el universo Cuevas, una suerte de diversión y juego.

Aitana en los premios internacionales de moda ELLE Style Awards.

El aplaudido discurso feminista de Aitana: “El machismo no tolera que el ideal inocente que vieron en mí se transforme”

La exposición reivindica la gracia de la agitación folklórica como un afecto popular, alegre y enraizado, que tiene el potencial de transformar al ser humano en mitad de un presente devastado.

Una de las fotografías que se pueden ver en la exhibición.
Una de las fotografías que se pueden ver en la exhibición.
CEDIDA

Rodrigo Cuevas cuenta con notable formación musical académica: grado medio de piano, estudios de tuba en el Conservatorio de Oviedo, además de tres años de Sonología en Barcelona.

Cuevas gusta rondar a la canción tradicional con otros géneros, disfruta haciendo conversar a la música electrónica con el humor, la sensualidad y la crítica social, convirtiendo sus espectáculos en una experiencia cultural y sensorial única con denominación de origen.

Dos zuecos de Rodrigo Cuevas que están en la muestra.
Dos zuecos de Rodrigo Cuevas que están en la muestra.
CEDIDA

El espectáculo La Romería, que lleva su cuño y se podrá contemplar en la exposición, tiene una contundencia escénica, conceptual y sónica tremendas y se nutre de las canciones que conforman el álbum. Está alimentado por el relato y por el humor, por la crítica y por la ironía, por la denuncia inteligente y por la sensualidad marca de la casa, por el rigor y por la belleza, por el uso naturalizado del asturiano y del español como lenguas vehiculares, y cuenta una puesta en escena que rompe con la imaginería precedente.