Una nueva vía para las víctimas de violencia de género más silenciadas

María F. , una de las mujeres que vive en uno de los pisos de semi independencia

María F. pasó tres años en una cárcel sin rejas. La manipulación progresiva y el maltrato persistente al que la sometía su exmarido comenzó casi desde el instante en que se conocieron en la universidad. Sin embargo, no ha sido consciente hasta mucho tiempo después de que esa realidad no era «normal». Su valor la liberó de esa condena injustificada a finales de febrero. Tras pasar unos meses en un recurso de emergencia, desde el pasado junio rehace su vida en uno de los pisos que el Ayuntamiento de Madrid habilitó en plena pandemia –a través de un contrato de emergencia– para dar una salida a las mujeres víctimas de violencia machista que carecen de recursos. A estas

Si ya estás suscrito, inicia sesión

Más información

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here